Todo sobre de sillas de escritorio y oficina

Te ofrecemos las mejores sillas y la información más completa. La web de referencia en sillas para tu oficina, despacho o escritorio.

Las sillas de escritorio son muy demandadas, tanto para oficinas y despachos, como para el hogar, bien por realizar teletrabajo o por confort ante el ordenador. Este sector ha crecido tanto que hoy en día existen diferentes tipos de sillas especializadas para cada entorno, tipo de persona y de uso.

Te mostramos los principales tipos de sillas de escritorio y una selección de las mejores sillas que podrás encontrar de cada categoría, con una excelente relación de calidad y precio.

sillas ergonómicas de escritorio y oficina

Sillas ergonómicas

Para teletrabajar o para la oficina. Ideales para personas que pasan muchas horas sentados ante un ordenador o escritorio.

sillas gaming

Sillas gaming

Sillas cómodas y con una gran sujeción. Las favoritas de jugadores de videojuegos youtubers, que están llegando a las oficinas.

sillas juveniles de escritorio

Sillas juveniles

Ligeras, de tamaño reducido y divertidas, para los escritorios y habitaciones de los más pequeños de la casa.

sillas de escritorio de Ikea

Sillas de IKEA

Las sillas de escritorio de IKEA destacan por sus peculiares diseños. Descubre los mejores modelos y las mejores alternativas.

sillas de escritorio de Carrefour

Sillas de Carrefour

Carrefour tiene sillas de escritorio a muy buen precio, pero muy por debajo en calidad. Te mostramos mejores alternativas.

sillas de escritorio de Conforama

Sillas de Conforama

Las tiendas de muebles Conforama tienen una buena selección de sillas. Estas son las más vendidas y las mejores alternativas.

sillas blancas de escritorio

Sillas blancas

Por motivos estéticos o por simple gusto personal, las sillas de color blanco son muy buscadas. Descubre las mejores.

Guía para elegir bien tu silla de escritorio

Aunque elegir tu silla de escritorio puede parecer una misión imposible, existen algunas pautas que tienes que tener en cuenta a la hora de comprar la más conveniente para ti. No todas las sillas son iguales ni satisfacen las mismas necesidades.

Si bien la mayoría tienen partes que se pueden regular como el respaldar o los reposabrazos, es mejor seguir algunos criterios de selección antes de optar por una u otra. En concreto nos fijaremos en tus características físicas, el tipo de trabajo y la cantidad de horas que pasas sentado.

Constitución física

Una de las primeras consideraciones a tener en cuenta para comprar tu silla de escritorio es tu constitución. Es decir, tu estatura y peso. Recuerda que la altura de la silla debe permitirte poder apoyar los pies en el suelo para de esta forma cuidar tus rodillas y reposar la espalda en la silla para que no se sobrecargue. En este sentido, los pies deben apoyar por completo en el piso y tus rodillas formar un ángulo de 90º cuando estés sentado.

Por otro lado, consulta el peso que soporta la silla para asegurarte que no tendrás inconvenientes en ese aspecto. Las ruedas y la estructura de la silla se desgastarán más rápido si reciben más peso del que están preparadas para soportar.

Tipo de trabajo

El tipo de tareas que realizas en la oficina (o en tu casa si haces teletrabajo) también es un factor importante para elegir una u otra silla. No es lo mismo un trabajo donde debas estar quieto en tu escritorio –estatismo postural–  que uno que te demande desplazarte a buscar copias impresas, documentos, etc.

En el primer caso, con una silla fija estarás bien, mientras que, en el segundo ejemplo, lo ideal es una silla de oficina con ruedas que permita desplazamientos cortos. De una u otra manera, recuerda siempre mover las piernas y los pies durante tu tiempo de trabajo para evitar lesiones.

La cantidad de horas que pasas sentado en la silla también cuenta. En caso de que tu jornada laboral sea mayor a cinco o seis horas, te sugerimos elegir una silla con sujeción para la cabeza. De esta forma podrás descansar mejor la zona cervical de tu columna.

Problemas de salud en la columna

Si sufres de dolores de espalda o tienes problemas de salud relacionados con tu espina dorsal, entonces tienes que prestar atención a las regulaciones de la silla. La mayoría de las sillas de oficina ofrecen diversas medidas en el respaldar, asiento, reposabrazos, etc.

Sin embargo, deberías asegurarte que sea firme en la parte baja del respaldo y que tenga una inclinación generosa. En algunos modelos de sillas de oficina la barra de soporte lumbar se mueve para que puedas colocarla donde te siente bien.

Mientras más regulaciones tengas, mejor porque así podrás adaptar cada una de las partes de tu silla a tus propias necesidades físicas y laborales.

Partes y componentes de una silla de escritorio

La silla de oficina es el mueble más importante en tu espacio de trabajo. Lejos de tratarse de un asiento común, es una silla a la que debes prestar especial atención no por estética, sino para conservar tu salud corporal. Cada una de las partes que la componen cumple una función específica y tienes características bien definidas. A continuación, te contamos cuáles son estas partes y cómo se conforman.

Base

La base de una silla de oficina puede ser fija o con ruedas. La primera se denomina cantiléver y su diseño es vanguardista, moderno y muy original. Este modelo no tiene patas traseras por lo que el peso recae en sus patas anteriores y en la prolongación de estas hacia atrás. Generalmente están hechas con tubo de acero por lo que son muy resistentes.

Las sillas móviles tienen una base de la que sobresalen usualmente cinco patas con una rueda cada una. Son muy prácticas porque permiten desplazamientos cortos con lo cual el usuario no tiene que levantarse a cada rato. Sin embargo, también deben ofrecer cierta estabilidad para que la silla no se desplace con cada movimiento de la persona que la esté utilizando.

Cilindro o mecanismo de elevación

Esta parte es la que une la base con el asiento, se encuentra soldada y almacena aire comprimido. Tiene una cubierta telescópica que se conecta con la placa que alberga la palanca.

Con este cilindro se puede regular la altura de la silla según se necesite. El mecanismo de elevación se da mediante un pistón que se acciona con gas nitrógeno. Cuando movemos la palanca el gas va cambiando de cámaras dentro del cilindro y así la silla se mueve hacia arriba o hacia abajo.

Reposabrazos

No son un componente indispensable porque hay muchas sillas de oficina que no incluyen reposabrazos en su diseño. No obstante, le agregan un factor de confort extra que vale la pena tener en cuenta a la hora de comprar una silla de escritorio.

Con respecto al material, suelen ser de plástico y algunos modelos son acolchados. Por otro lado, están los que se pueden regular en altura e inclinación. Lo importante es que sean cómodos, resistentes y que se amolden al resto del mobiliario y permitan que la silla se acerque a la mesa.

Respaldar

El respaldo de la silla de escritorio debe favorecer una postura erguida: tronco completo apoyado y zona lumbar contenida. Para ello debería tener una curva que se adapte a la forma de la espalda. Lo ideal es que admita regulaciones en altura e inclinación como así también que se fije la firmeza y la movilidad del mismo. No tiene que ser tan ancho para que no dificulte la movilidad de los brazos.

El respaldar basculante es una de las variables, es decir que se mueve hacia adelante y hacia atrás. Asimismo, existen algunas versiones en las que se mueve el respaldo junto con el asiento para evitar la compresión de la columna y el abdomen.

El tapizado debería ser de un material resistente al roce permanente, transpirable y suave al tacto como la piel natural. Además, están las opciones de material sintético, tela o malla.

Algunos respaldares ofrecen la opción de incorporar una sujeción para la cabeza lo que permitirá un mejor descanso de esta zona.